5 ejercicios fáciles para adultos mayores

Nutrición y fitness / Sanitas Medical Center

Fecha: Diciembre 16, 2021
5 ejercicios fáciles para adultos mayores

Envejecer es una parte normal de nuestra vida. Mientras vivimos pasamos por etapas que comienzan con nuestro nacimiento, y terminan con el envejecimiento, y esto no debería avergonzarnos. Por el contrario, debemos sentirnos orgullosos de llegar a nuestros “años dorados”.

Todos debemos aprender a disfrutar de los beneficios de la edad madura si ya estamos en ella, o prepararnos con coraje y pasión para encararla si aún no la hemos alcanzado. Para lograr este estado mental y permanecer sanos, debemos recordar 4 principios básicos: la interacción social, la nutrición adecuada, los buenos hábitos de sueño, y la actividad física.

Hoy vamos a hablar acerca de la actividad física. Tener una edad mayor a 65 años no es impedimento para practicar un deporte. Ejercitarse aporta beneficios a la salud independientemente de la edad y del ambiente social en el que nos encontremos, y por eso todos deberíamos hacerlo.

En todo caso, hay que destacar que para los adultos mayores nada es más importante que mantenerse activos de la manera que les sea posible y con las herramientas que tengan a la mano.

Ser un adulto mayor no tiene nada de malo

El común de las personas tiende a creer que la edad madura es la peor parte de nuestra vida, pero esto no es verdad, y el impacto que el envejecimiento tenga sobre nuestras vidas dependerá mucho de lo que nosotros hagamos.

No podemos negar que las personas maduras son mucho más sabias y expertas en una gran cantidad de aspectos de la vida que muchos de nosotros. Incluso algunos estudios han mostrado que el envejecimiento eleva la identidad personal, aumenta la autoestima, y mejora la regulación emocional. Es cierto que hay un deterioro en algunos aspectos de nuestra vida, pero como en cualquier otra etapa, también hay una mejoría en otros.

Un punto clave es que tenemos que trabajar un poco más para mantener nuestra salud en buen estado. El llevar una vida activa juega un papel muy importante hacia esta meta. Exploremos algunos de los métodos más sencillos de ejercicio físico que podemos implementar en nuestros años dorados.

Aprovecha todos los aspectos del ejercicio

El ejercicio físico trae muchos beneficios para nuestra salud física y mental. Para disfrutarlos debemos entrenar 5 áreas principales, y hay un ejercicio específico para cada una de ellas. Estos ejercicios no son adecuados solamente para los adultos mayores, y pueden ser practicados en familia o con amigos como una forma de integración.

Cuando hablamos de ejercicio aeróbico, también llamado cardio, nos referimos a aquellos ejercicios que se practican movilizando grandes grupos musculares durante un periodo de tiempo prolongado. Estos ejercicios fortalecen el sistema respiratorio y nos mantienen en forma. Cualquier forma de ejercicio que escojas de acuerdo a tus capacidades es un buen comienzo, desde salir a caminar para pasear con tu perro hasta asistir a clases de baile o de aeróbicos acuáticos.

Una vez te ajustes a una rutina cómoda, puedes fijarte un objetivo de duración más exigente, hasta llegar a un máximo de 5 horas por semana. Si no lo logras, al menos alcanzar 150 minutos cada semana te ayudará a alejar las enfermedades del corazón de tu vida.

Los ejercicios de fuerza son los que hacen que los músculos trabajen más de lo que normalmente hacen. Estos ejercicios son específicos para los grupos musculares trabajados durante la actividad y mejoran la fuerza de los mismos. El uso de bandas elásticas es la mejor manera de trabajar la fuerza en áreas localizadas de tu cuerpo como piernas y brazos. Una sugerencia útil es entrenar un grupo muscular por sesión, así lograrás ejercitar todos los grupos musculares a lo largo del tiempo.

Los ejercicios de equilibrio fortalecen la parte inferior de nuestro cuerpo y nos ayudan a mejorar la percepción que tenemos del mismo. Estos ejercicios son útiles para hacernos conscientes de nuestro cuerpo y de las posiciones que adoptamos. Su fin es permitirnos mejorar el equilibrio y reducir el riesgo de caídas. Son tan simples como realizar caminatas en punta-talón, ponerse de pie desde la posición sentado, o simplemente sostenerse sobre un solo pie. Cuando realizas estos ejercicios sentirás como todos los músculos de tus piernas (¡incluso tu cerebro!) trabajan para evitar que sufras una caída.

La resistencia también es importante cuando realizamos ejercicio físico. Esta aumenta cuando realizamos actividad física por periodos de tiempo cada vez más largos. Aunque tu objetivo no sea competir, debes ponerte poco a poco objetivos más altos cuando entrenas, pues así es como se fortalece nuestro cuerpo.

Por ejemplo, puedes comenzar caminando durante 10 minutos sin descansar hasta que sientas que es muy fácil. Luego puedes aumentar gradualmente el tiempo que caminas. Los incrementos pueden ser pequeños, pero si lo haces sostenidamente, tu cuerpo te lo agradecerá.

Por último, uno de los componentes más importantes del ejercicio físico es el entrenamiento de la flexibilidad. La flexibilidad mejora la capacidad de una articulación de desplazarse en todo su rango de movimiento. Es común que las personas pasen por alto los ejercicios de flexibilidad cuando hacen entrenamiento físico, y muchos creen que si no logran realizar un estiramiento completo el ejercicio no está funcionando. Sin embargo, esto no es cierto. La flexibilidad, al igual que la resistencia, aumenta con el tiempo y la práctica. Los ejercicios como el tai-chi o el yoga son perfectos para los adultos mayores, son fáciles de realizar, y son adecuados para todas las edades.

Realizar ejercicio físico nos ayuda a estar en forma y mantener nuestro peso, eleva nuestra calidad de vida y previene la aparición de enfermedades crónicas. Es nuestro pase de abordar a una vida sana, generando bienestar físico y mental. Fortalece nuestros lazos humanos, y nos ayuda a crear nuevos amigos. Con seguridad encontrarás que algunos de tus vecinos desean realizar ejercicio en compañía, o hallaras grupos locales que puedan guiarte en esta aventura.

Puedes visitarnos en Sanitas donde te ofrecemos clases de Zumba, Silver Sneakers, y otras sesiones de entrenamiento dirigidas por entrenadores certificados. En Sanitas trabajamos para crear nuevos lazos saludables en la comunidad, y sabemos que una de las mejores formas de hacerlo es mediante el ejercicio. ¡Visítanos las oficinas de Sanitas o contáctanos a través de nuestro sitio web para experimentar una nueva forma de cuidados en salud!