Enfermera profesional de Sanitas Medical Center viaja a Puerto Rico para ayudar en las labores de socorro

Nuestro equipo / Sanitas

Fecha: Marzo 21, 2018

Katherine Reina, enfermera especializada en medicina (ARPN por sus siglas en inglés), es una de nuestras profesionales médicas ubicada en nuestra sede de Bridgeport (Connecticut). El doctor Bilal Khan de la American University of Antigua’s, asi como el doctor Pedro Torres de la misma universidad, dirigen un equipo médico de asistencia para víctimas del huracán María en Vieques (Puerto Rico), del que Katherine también formó parte. Como sabemos, han sido muchos los afectados por este devastador huracán, queríamos conocer más no sólo sobre las experiencias de Katherine, sino sobre las causas que la llevaron al mundo de la atención médica. Esta está su historia.

 

1. ¿Cómo te iniciaste en el mundo de la atención médica?

Durante mi niñez siempre estuve en contacto con el mundo de la salud. Cuando yo era muy joven vivía con mi abuela y le diagnosticaron una enfermedad hepática. Mi madre también era estudiante de pre-medicina en Nueva York durante esta época. A la edad de 9 años me mudé a esa ciudad, poco después de que mi abuela recibiera un trasplante de hígado que le salvó la vida. Este proceso requirió de muchas visitas para el seguimiento médico en las que mi abuela, que sólo hablaba español, necesitaba un interprete para entender y hacerse entender y yo la acompañaba para ayudarla. Durante la secundaria tuve la oportunidad de seguir un curso de asistente de enfermera certificada y me enamoré de la labor del cuidado a los pacientes. A los 17 años decidí seguir la carrera de enfermería y a los 21 ya me había convertido en Licenciada en Enfermería en la Unidad de Cuidados Intensivos del campus San Rafael de Yale New Haven. Tras dos años de experiencia en es unidad decidí expandir mi experiencia en el ámbito de los pacientes quirúrgicos y con traumatismo, transfiriendome a la unidad de Cuidados Intensivos de Cirugía de Yale New Haven, donde presté mis servicios durante 5 años y medio hasta que obtuve mi doctorado en enfermera especializada en medicina. Justo después, entré a ser parte de la familia Sanitas.

 

2. ¿Tuvieron tus antecedentes influencia en tu trayectoria profesional?

La enfermería siempre me ha llamado la atención, ya desde niña sentía un gran sentido del propósito cuando cuidaba y ayudaba a mi abuela. De joven me di cuenta de que había una gran necesidad de personal bilingüe en el campo de la atención médica. Más adelante, cuando ya fui enfermera de la Unidad de Cuidados Intensivos, experimenté en primera persona, la diferencia que marcan la competencia cultural y lingüística en los resultados de los pacientes. No tengo la menor duda que de cierta manera, mis experiencias le ha dado forma a mi trayectoria profesional.

 

3. Como bien sabes, Puerto Rico ha quedado devastado debido al huracán María. Soy consciente, que debido a este terrible desastre natural, Sanitas ha prestado servicios gratuitos a las familias desplazadas de este país. ¿Podrías compartir con nosotros cualquier historia sobre personas que tú o Sanitas hayan ayudado en Connecticut?

Debido a mis raíces puertoriqueñas, y dado que la mayoría de mi familia todavía vive en la isla, este desastre natural también me ha afectado de manera personal claramente. Tan pronto como me enteré de la magnitud del huracán María y sus severas consecuencias, supe que debiamos ayudar e insté tanto a nuestro especialista en recursos humanos como a nuestro director de operaciones, para que contribuyeramos como la organización de servicios médicos líder en Latinoamérica. Personalmente  y a través de nuestra iniciativa en el Centro Médico Sanitas he aportado haciendo revisiones y consultas gratuitas a varios pacientes y familias desplazadas. Una de estas personas, era una mujer de edad mayor que necesitaba una nueva dispensación de medicamentos. No sólo pudimos hacer esto por ella, sino que también la ayudamos a inscribirse en Medicare para que pudiese seguir obteniendo el cuidado médico urgente que necesitaba. Hemos vacunado y educado a nuestros pacientes en lo que a sus condiciones médicas se refiere, las cuales desconocian. Ha sido una iniciativa con mucho éxito, y que a la par, nos ha permitido dar servicios médicos gratis de alta calidad y asistir a estas familias para que se integren a los recursos comunitarios locales como los que pueden mejorar su acceso a servicios de salud.

 

4. Tanto el doctor Bilal Khan de la American University of Antigua, como el doctor Pedro Torres de la universidad, dirigieron un equipo médico en Vieques (Puerto Rico), que atendía a las víctimas del huracán María. Al haber formado parte de ese equipo, ¿podrías compartir un poco lo que se llevó a cabo?

Conocí al doctor Khan, neumólogo de Cuidados Intensivos (que trabaja en el hospital Norwalk), hace varios años en la SICU de Yale. Cuando nos enteramos del huracán María volvimos a retomar el contacto através de una publicación en redes sociales, en la que él convocaba a profesionales dispuestos a viajar a Puerto Rico para ayudar en un campamento médico como voluntarios. El doctor Torres es residente de Urgencias en Ponce (Puerto Rico) y conoció al doctor Khan a través de sus contactos de la universidad de Antigua. También fundó CHAMP (Community Health Alliance of Medical Professionals),  una organización de voluntarios creada con el fin de ayudar a satisfacer las necesidades de la misión médica que él tenía ideada. El doctor Torres y el doctor Khan reclutaron a más de 20 profesionales de la atención médica (doctores, enfermeras, paramédicos, técnicos médicos, trabajadores sociales y administradores). Creo que yo era la única enfermera especilizada en medicina del grupo. Llegamos todos el viernes por la mañana y rápidamente nos desplazamos a Vieques para iniciar nuestras visitas domiciliarias a pacientes que identificados con grandes necesidades médicas. Nos dividimos en grupos y visitamos zonas que todavía estaban a niveles totales de devastación. Esto para mi fue particularmente difícil. Vieques está en alto estado de destrucción y muchas casas han quedado completamente deterioradas y otras con altas infestaciones de hongos y escombros post-huracán. No podía aceptar que, inclusive meses después del huracán, la zona se encontrara aún en un caos total, casi inexistente acceso de atención médica. Muchos de los habitantes de Vieques han perdido sus hogares, sus trabajos y el acceso a la salud, debido a que la mayoría de servicios médicos sólo se ofrecen para la zona principal del país.

El doctor Torres ha contactado con líderes locales de la comunidad, además de con la organización local "A la mano por Puerto Rico", que también dirige un doctor puertoriqueño. Los líderes de la Comunidad se dieron cuenta de que CHAMP, “A la mano por Puerto Rico” y la organización de J.J. Barrea estaban llevando a cabo, ese mismo sábado, eventos paralelos en Vieques y decidieron cerrar la plaza principal y ponernos a todos en contacto de tal forma que los miembros de la comunidad pudiesen localizar fácilmente los servicios. Dicho evento ofreció una asistencia de más o menos 1500 personas. Organizamos un área de clasificación con una mini-farmacia y zona de urgencias. Dispensamos medicamentos y provisiones (de lo que muchas personas carecieron durante meses) y todo gracias a las generosas donaciones que recibimos a través de nuestra campaña en gofundme. Algunos pacientes precisaban terapia de rehidratación y, personalmente, estuve directamente involucrada con las gestión de dichos pacientes que requerían cuidados adicionales y fluidos intravenosos. Considero que esta fue una de las experiencias que más humildad me ha aportado. A pesar de los tremendos niveles de pérdida y desastre, lo que más me impactó fue la resiliencia de la comunidad puertoriqueña. Siento que nuestro equipo trabajó maravillosamente y, que cada segundo, todos estuvimos experimentando nuestro propósito como facilitadores de atención médica. Todos fuimos conscientes del por qué decidimos dedicarnos al mundo de la salud: es acerca de la humanidad. En cierta manera, nuestra presencia transmitió un mensaje de esperanza para la población de Viques; un mensaje de que sus plegarias estaban siendo escuchadas.

 

5. ¿Qué aprendiste de esa experiencia?

¡Claramente aprendí mucho sobre ser recursiva cuando no contábamos con ciertas provisiones, ni elementos de salud! Todavía hay mucho trabajo por hacer y una alta necesidad en Puerto Rico. También aprendí sobre la resiliencia de la gente puertoriqueña y la fortaleza de la comunidad de Vieques. A pesar de las constantes situaciones negativas de las noticias, existen muchas personas buenas y con increíble dedicación sincera por parte la mayoría. Por lo menos eso es lo que percibí en este viaje. También sentí que mi moral y mi voluntad de trabajo se fortalecieron optimamente realizándome que sin importar el  desafío que se nos presente, siempre habrá algo que podremos hacer y que de la manera que decidamos dar respuesta a cada situación es lo que, al fin,  incidirá en los resultados. Personalmente, yo me enamoré nuevamente del arte de la enfermería y fue a través de esta labor caritativa en Vieques que tuve consciencia que esta profesión me llamaba desde hace casi 15 años.

 

6. ¿Sabes de que manera la gente puede ayudar a las víctimas del huracán María?

Actualmente CHAMP está planeando otro viaje a corto plazo e instalaremos un campamento médico similar en un área diferente de la isla. Formaré parte de esta segunda expedición que será un poco más largo que la primera. Como en nuestro primer viaje, todos los voluntarios financian personalmente sus desplazamiento y estancia. De esta manera, podemos usar todos los fondos que recaudamos a la consecución de las provisiones médicas necesarias. Cualquier tipo de apoyo nos es de mucha ayuda en estos momentos, ya sea donando provisiones o contactando a creadores de políticas locales, solictandoles que ayuden a la gente puertoriqueña. Mucha gente han perdido sus casas, negocios, iglesias y acceso a la atención médica, pero todos podemos colaborar de algún modo en la ayuda de la reconstruicción de Puerto Rico. He sabido que las siguiente fundaciones están contribuyendo al 100% con la comunidad: