¿Es seguro ponerse la vacuna COVID-19 y tiene efectos secundarios?

Coronavirus / Sanitas Medical Center

Fecha: Febrero 16, 2021
¿Es seguro ponerse la vacuna COVID-19 y tiene efectos secundarios?

Las vacunas han jugado un papel importante en la protección de la salud y la seguridad de las comunidades y naciones a lo largo de la historia. Las vacunas del COVID-19 aprobadas se han tenido que someter a pruebas rigurosas en múltiples fases por parte de los fabricantes, así como a una evaluación exhaustiva por parte de la FDA de los datos científicos, el proceso de fabricación y las técnicas de distribución requeridas. En adición, se someten a monitoreos y reportes de seguridad continuos.

 

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), las reacciones adversas o efectos secundarios generalmente se resuelven en unos pocos días y son de intensidad leve a moderada. Las reacciones adversas más comunes notificadas después de la vacunación en los estudios clínicos incluyen: fiebre, náuseas, dolor muscular, dolor de cabeza, dolor en el lugar de la inyección e hinchazón y enrojecimiento en el lugar de la inyección.

 

Las dos vacunas contra el COVID-19 autorizadas en este momento son:

 

  1. Vacuna COVID-19 de Pfizer-BioNTech:

Esta vacuna se recomienda para personas mayores de 16 años y se administra mediante una inyección en el músculo de la parte superior del brazo. Para esta vacuna, debe recibir la segunda dosis de 3 a 6 semanas después de la primera. En personas sin evidencia de infección previa, la vacuna Pfizer-BioNTech tuvo una efectividad del 95% según la evidencia de los ensayos clínicos.

 

  1. Vacuna COVID-19 de Moderna:

Esta vacuna se administra mediante una inyección en el músculo. Se puede usar en personas mayores de 18 años. Para esta vacuna, debe recibir la segunda dosis de 4 a 6 semanas después de la primera. En general, después de la segunda dosis, la vacuna Moderna tuvo una eficacia del 94,1% en la prevención del Covid-19 sintomático.

 

¿Hay alguna que sea mejor que la otra?

 

En términos de efectividad, las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna han mostrado resultados similares en ensayos clínicos. Es posible que en el futuro, a medida que más mutaciones cambien la proteína del coronavirus y las nuevas variantes se vuelvan predominantes, estas vacunas requieran algunas modificaciones para mantener su efectividad. Pero según la evidencia hasta ahora, las nuevas variantes no alteran la efectividad de estas vacunas.

 

Vacuna de una sola inyección (una sola dosis) pendiente de aprobación

 

Johnson & Johnson tiene una vacuna contra el COVID-19 de una sola dosis, y está esperando la autorización de uso de emergencia de EE. UU. La tasa de eficacia fue más baja que la de Pfizer o Moderna. Pfizer y Moderna tuvieron una eficacia de mediados de los noventa en por ciento. J&J tuvo una eficacia general del 66 por ciento (con solo una inyección). J&J también está evaluando un régimen de dos inyecciones. Los resultados podrían estar disponibles a finales de este año.

 

Cuando una vacuna requiere dos inyecciones, la primera ayuda a tu cuerpo a reconocer el virus y prepara tu sistema inmunológico, mientras que la segunda inyección fortalece esa respuesta inmunológica. Esto hace que tu cuerpo esté más preparado para combatir las infecciones. Por ejemplo, en los estudios de la vacuna de Pfizer, la primera inyección pareció tener aproximadamente un 52% de efectividad para prevenir el virus. La segunda dosis aumentó esa efectividad al 95%.

 

Podrías contraer el COVID-19 aún después de la vacuna

 

Después de recibir la primera inyección, tu cuerpo puede tardar hasta algunas semanas en desarrollar las células que lo harán inmune. Esto significa que es posible que te enfermes (infectes) durante ese tiempo. Incluso después de la segunda dosis, existe la posibilidad de que contraigas COVID-19. Pero esa posibilidad es muy baja. Lo que la eficacia de la vacuna del 95% en realidad significa es que las personas vacunadas tenían un riesgo 95% menor de contraer COVID-19 en comparación con los participantes del grupo de control, que no estaban vacunados. 

 

En otras palabras, las personas vacunadas en el ensayo clínico de Pfizer tenían 20 veces menos probabilidades que el grupo de control de contraer COVID-19. Por eso es importante seguir usando mascarillas y practicando el distanciamiento social incluso después de recibir la vacuna.