Cinco estrategias para prevenir lesiones

Consejos del doctor / Sanitas
Fecha: Enero 25, 2017
1
Mantener la condición física
Mantener la condición física
Asegúrate de que estás en buenas condiciones físicas al comienzo de la temporada deportiva o cuando comienzas una nueva rutina de ejercicios. También, durante la temporada baja, puedes adherirte a un programa de acondicionamiento físico equilibrado que incorpore ejercicio aeróbico, entrenamiento de fuerza y flexibilidad. Si estás fuera de forma al comienzo de la temporada, aumenta gradualmente tu nivel de actividad y poco a poco llegarás a un nivel más alto de condición física.
2
Hidratarse
Hidratarse
Incluso los niveles leves de deshidratación pueden perjudicar el rendimiento deportivo. Si no has bebido suficientes líquidos, tu cuerpo no podrá enfriarse de manera efectiva a través del sudor y la evaporación. Una recomendación general es tomar 24 onzas de líquido no cafeína 2 horas antes del ejercicio. Beber 8 onzas de agua o bebidas deportivas justo antes del ejercicio también es útil. Mientras que estás haciendo ejercicio, toma 8 oz. de taza de agua cada 20 minutos.
3
Calentamiento y estiramiento
Calentamiento y estiramiento
Siempre tomate el tiempo para calentar y estirar, especialmente tus caderas, rodillas, muslos y pantorrillas. Los estudios de investigación han demostrado que los músculos fríos son más propensos a las lesiones. Calentar con saltos, bicicleta estacionaria, correr o caminar en el lugar durante 3 a 5 minutos. A continuación, estirar lenta y suavemente, manteniendo cada estiramiento durante 30 segundos.
4
Enfriamiento y estiramiento
Enfriamiento y estiramiento
El estiramiento al final de la práctica es frecuentemente descuidado debido a la falta de tiempo. El estiramiento puede ayudar a reducir el dolor muscular y mantener los músculos largos y flexibles. Asegúrate de estirar después de jugar o hacer ejercicio para reducir el riesgo de lesiones.
5
Prevenir lesiones por sobrecargas
Prevenir lesiones por sobrecargas
Las lesiones por excesos en el ejercicio ocurren con el tiempo debido al estrés en los músculos, articulaciones y tejidos blandos sin tener tiempo adecuado para la curación. Comienzan como un pequeño dolor, y pueden convertirse en una lesión debilitante si no se tratan temprano. La mayoría de las lesiones por sobrecargas pueden prevenirse con el entrenamiento adecuado y el sentido común. Aprende a escuchar tu cuerpo. Si los síntomas persisten, un especialista en medicina deportiva te ayudará a crear un plan de tratamiento para tu condición específica.