¿Cómo conservar más frescos tus alimentos en la nevera?

Bien, mal, mejor / Revista Bienestar Sanitas Ed.134.
Fecha: Enero 15, 2017

Si eres de las personas que acostumbran a botar comida descompuesta de la nevera con frecuencia, es mejor que conozcas cómo guardar, refrigerar y congelar los alimentos. Estas son algunas ideas.

MEJOR
Congelar las carnes en bolsas plásticas y registrar en cada una de ellas el contenido, la cantidad y la fecha de congelación con un marcador o utilizar un rótulo adhesivo o etiqueta.

MAL 
Meter a la nevera alimentos enlatados abiertos. Siempre que se abra una lata de melocotones, verduras, sardinas, entre otros, después de utilizar la cantidad necesaria, deseche el tarro para evitar que se oxide y contamine los alimentos. Almacene el producto restante en recipientes con tapa de plástico o de vidrio y consuma en el menor tiempo posible.

BIEN
Almacenar los alimentos cocinados en la parte superior para evitar que frutas, verduras y carnes crudas puedan escurrir agua y contaminar la comida. Así mismo, todo lo que meta en el congelador debe ir organizado de tal forma que el aire frío pueda circular entre los alimentos. No se debe llenar demasiado.

MAL
Guardar los huevos tal y como se compran. Por tratarse de un alimento particularmente sensible, ya que los microorganismos del ambiente lo contaminan con mucha facilidad, hay que tener cuidado de no refrigerarlos con grietas en la cáscara o sucios. Se debe revisar el estado y limpieza de los huevos en el momento de la compra.

BIEN
No dejar carne, pollo o pescado por fuera del refrigerador por más de un par de horas. Si no se van a cocinar de inmediato, hay que meter estos alimentos en el congelador después de comprarlos para impedir el crecimiento de microorganismos que puedan deteriorar los productos y la salud del consumidor.

MEJOR
Respetar las áreas que tienen las neveras asignadas para refrigerar los diferentes grupos de alimentos. La zona más alejada del congelador es la menos fría, ideal para frutas y verduras. En la mitad pueden ir los lácteos y en la parte superior van las carnes frías y alimentos precocidos. Es mejor no guardar productos delicados en la puerta por las variaciones de temperatura que sufre esta área cada vez que se abre la nevera.